•  
  •  

¡Buen día a tod@s!

"El Señor ha oído mi ruego, la voz de mi lloro"

Pasa un tiempo en comunión con Dios. Derrama tus preocupaciones con sinceridad y verás cómo cambia la perspectiva de las cosas. Las cargas pesadas son quitadas, la aridez se refresca, todo se aclara, nuestra alma se fortalece y nuestros pies se afirman. La debilidad se aleja y su poder se perfecciona en nosotros.

¡A por hoy abriendo nuestros corazones!

El sentido de la vida

Grandes hombres del pensamiento y de la expresión hablada y escrita, se han preguntado acerca del misterio de la existencia. ¡Estoy!, ¡soy!, ¡luego existo!, pero ¿por qué? ¿Para qué? ¿Somos acaso el producto teórico de muchos factores ambientales condicionantes, sean de tipo biológico o psicológico? Siendo tan grande el Universo. ¿Por qué vivimos en este pequeño globo? Y entre los seres vivos ¿Por qué solo nosotros los seres humanos, tenemos el don de la palabra? El Evangelio que escribe el apóstol Juan comienza así: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era…

Leer


¿Bajo la Ley de Dios o bajo la Gracia?

“La ley del Señor es perfecta, que reconforta el alma… los mandamientos del Señor son rectos que alegran el corazón.” (Salmos 19:7-8)

La pregunta que encabeza este escrito, será fácil de responder para una persona que ha aceptado a Jesucristo como su Salvador. Pero a mi parecer no es tan fácil. Para los legalistas es la Ley; para los cristianos mimados, consentidos, y que no ponen el Reino de los Cielos en primer lugar, sin duda es la Gracia.

Yo creo que el hecho solo, de guardar la Ley de Dios, aún no creyendo, es el camino a la salud física y…

Leer


Los rellanos de la escalada espiritual

“¿Quién subirá al monte del Señor? Y ¿Quién estará en su lugar santo? (Salmos 24:3)
“Desde el confín de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmaye? Llévame a la roca que es más alta que yo”. (Salmos 61:2)
 
Jesucristo nunca dijo que el desarrollo de la vida espiritual, subir a las “alturas” de la comunión con Dios, fuese una tarea fácil. Él nos advirtió de la dureza de esa escalada, pero también prometió ser el porteador de nuestras debilidades y cargas. “No te dejaré ni te desampararé" (Isaías 41:10). Todos los hijos de Dios pasamos por muchos desmayos del alma,…

Leer