•  
  •  

¡Buen día a tod@s!

"El Señor ha oído mi ruego, la voz de mi lloro"

Pasa un tiempo en comunión con Dios. Derrama tus preocupaciones con sinceridad y verás cómo cambia la perspectiva de las cosas. Las cargas pesadas son quitadas, la aridez se refresca, todo se aclara, nuestra alma se fortalece y nuestros pies se afirman. La debilidad se aleja y su poder se perfecciona en nosotros.

¡A por hoy abriendo nuestros corazones!

Nunca estaremos solos

Hay momentos en la vida en que el gozo que el Señor trajo a nuestros corazones, no lo sentimos en nuestro interior, y nos da la impresión de que la soledad nos ha atrapado, aunque estemos rodeados de personas. Entonces nos afligimos, perdemos de vista que aunque Cristo se fue nos dejó al Espíritu Santo. Pero desgraciadamente nos invade de tal manera la tristeza, que andamos como los que no tienen esperanza.

Es una realidad que el Señor esconde su rostro en algunos momentos; pero también es verdad que pronto se nos revelará y nos dará todo su favor. La vida…

Leer