•  
  •  

¡Buen día a tod@s!

"Venid a Mí"

El día arrecia y parece que no vas poder cumplir con todas tus responsabilidades. Entonces es cuando debes parar un momento y pensar que todo no depende de ti. Hay alguien que te dice: “Venid a Mí”. No tienes tiempo y te apresuras a salir, pero Él te sigue hablando “Yo os haré descansar”. Al final agotado te sientas junto al camino y le confiesas que no puedes más. ¡Qué bien! ahora sí que estás preparado para escuchar su voz.

¡A por hoy descansando en Dios!
  • ¡Buen día a tod@s!

  • 22/10/2020

V
enid a Mí

“Venid a Mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar”. (Mateo 11:28)


El día arrecia y parece que no vas poder cumplir con todas tus responsabilidades. Entonces es cuando debes parar un momento y pensar que todo no depende de ti. Hay alguien que te dice: “Venid a Mí”. No tienes tiempo y te apresuras a salir, pero Él te sigue hablando “Yo os haré descansar”. Al final agotado te sientas junto al camino y le confiesas que no puedes más. ¡Qué bien! ahora sí que estás preparado para escuchar su voz.

¡A por hoy descansando en Dios!


  • ¡Buen día a tod@s!

  • 21/10/2020

M
ás entre vosotros no será así

“Más entre vosotros no será así, sino que el que quiere hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor”. (Mateo 20:26)


Quien no quiere la grandeza en este mundo. La fama, el reconocimiento y el ser valorado por los demás es algo que nos agrada. No todos la obtienen y esto produce un sentimiento de frustración. Pero hay una grandeza mayor. Es la grandeza del amor, de la persona que sirve desinteresadamente a los demás sin esperar nada a cambio. Como dijo Jesús: “Más bienaventurado es dar, que recibir”. ¿Estás dispuesto a dar y ser grande para Dios?

¡A por hoy siendo grande!


  • ¡Buen día a tod@s!

  • 20/10/2020

L
es animaban a que perseverasen

“Les animaban a que perseverasen en la gracia de Dios”. (Hechos 13:43)


Perseverar que actitud más importante. Sin disciplina no alcanzaremos nuestras metas, ni veremos cambios en nuestro ser, ni en nuestro hacer. Perseverar en la oración, en la meditación, en el estudio es fundamental para acercarnos más a nuestros objetivos. Dios nos ha dado capacidades y dones que necesitan de esta disposición de continuidad  para que se desarrollen plenamente. Persevera y serás alcanzado para aquello que Dios te alcanzó. No te lo pierdas.

¡A por hoy con disciplina!