•  
  •  

¡Buen día a tod@s!

"El caballo se alista para el día de la batalla"

Te has alistado para la batalla o estás pensando que esta guerra no va contigo. Recuerda que eres un soldado y Jesús te necesita para luchar en esta tierra. Te has puesto la armadura? Pues ciñe tus lomos con la verdad, vístete con la coraza de justicia, cálzate con el apresto del evangelio, toma el escudo de la fe, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu. A que esperas? Pero recuerda el que da la victoria es el Señor.

¡A por hoy alistado con  Dios!
  • ¡Buen día a tod@s!

  • 17/07/2019

E
l caballo se alista para el día de la batalla

"El caballo se alista para el día de la batalla; más Jehová es el que da la victoria". (Proverbios 21:31)


Te has alistado para la batalla o estás pensando que esta guerra no va contigo. Recuerda que eres un soldado y Jesús te necesita para luchar en esta tierra. Te has puesto la armadura? Pues ciñe tus lomos con la verdad, vístete con la coraza de justicia, cálzate con el apresto del evangelio, toma el escudo de la fe, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu. A que esperas? Pero recuerda el que da la victoria es el Señor.

¡A por hoy alistado con  Dios!


  • ¡Buen día a tod@s!

  • 16/07/2019

E
njugará Dios toda lagrima de ellos

“Enjugará Dios toda lagrima de ellos.” (Apocalipsis 21:4)


Dios es Dios de todos, pero también es mi Dios personal. En la Casa del Padre, lejos ya de todo sufrimiento, donde no habrá muerte, ni llanto, ni clamor, ni dolor, Él, personalmente, consolará a cada uno de nosotros, se acercará, y enjugará nuestras lagrimas. Alli seremos millones de millones de redimidos, pero Dios se acercará a cada uno en particular ... Él es Dios. También ocurre así ahora, Dios está conmigo, Dios está contigo.

¡A por hoy cerca de Dios!


  • ¡Buen día a tod@s!

  • 15/07/2019

C
ondujiste en tu misericordia

“Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste.” (Exodo 15:13)


Dios sabe muy bien que tenemos necesidad de su ayuda, Él se acuerda que somos polvo, y nuestra inclinación natural es al desaliento, la debilidad y el derrumbe. Cada día, sin faltar ni uno, Dios nos ofrece su ayuda, su gracia, su poder, su consuelo, su amor ... todo Él está a nuestro alcance por Jesucristo. Que bien, que hoy puedo acercarme a mi Dios para hallar gracia y misericordia para este día.

¡A por hoy con la ayuda de Dios!